e Muchos recién nacidos sufre pérdidas auditivas o hipoacusia. La sordera en la infancia puede dar lugar a alteraciones permanentes del lenguaje. La afectación que produce el déficit auditivo es mayor en los niños con otras deficiencias sensoriales.